Así es la sexta generación del Chevrolet Camaro

FD3dOQr.jpg?1

Hace varias semanas que General Motors venía coqueteando con la nueva generación de su clásico muscle car: el Camaro. La sexta generación de uno de los vehículos más representativos de la historia norteamericana fue presentada el sábado pasado y los cambios que se introducen son mayores a los que se perciben.

Exteriormente es muy parecido a la generación previa. Claro, volver a reconstruir un vehículo tan mítico como el Camaro tiene sus limitaciones: debe ser lo suficientemente moderno para aggiornarse a los tiempos que corren y lo suficientemente retro para cautivar a los clásicos fanáticos del icónico Pony Car. La estética es más musculosa y hasta más agresiva; su esencia sigue intacta, sobre todo en las versiones LT y SS que contarán con un body más aerodinámico y deportivo.

Pero por más que se parezca en el exterior, la parte mecánica es completamente nueva. Estrena una nueva plataforma que disminuye su peso en 100 kilos y ofrece una mayor rigidez estructural que su predecesor. Esa merma en el peso se logró cambiando materiales de la carrocería, del tablero y de la suspensión; punto interesante a destacar ya que ahorra unos 12 kilos, se ofrecerá de serie con configuración multibrazos y para la versión SS contará con un sistema activo que “leerá” el camino y adoptará la configuración ideal.

El downsizing también llega a los muscle cars, tal como pasó en el caso del Ford Mustang (ver nota). Los motores del Camaro serán tres: un 2.0 turbo con 279cv, un 3.6 V6 de 340cv y el clásico 6.2 V8 de 461cv, reservado unicamente para el SS.

En el interior los cambios pasan por la tecnología. Más allá de sumar un nuevo torpedo completamente rediseñado, agregó un instrumental más moderno, un sistema multimedia con pantalla táctil de 8 pulgadas y freno de mano eléctrico.

Mientras en Argentina todavía andamos revolucionados por la llegada de unas pocas unidades de la generación actual del Camaro, en el resto del mundo esperan al #CamaroSIX para fin de año.