Brioso restyling: así es el nuevo Ford Mustang 2018

A pocos meses de haberse lanzado en Argentina, el Ford Mustang 2018 ya vio la luz. Estrena nuevo diseño y elimina su versión V6.

El Mustang no es un auto más para Ford: es su ícono. Y para no dejar de serlo, los muchachos del óvalo ya presentaron el primer restyling de la última generación, que llegó a nuestro país hace apenas pocos meses (ver nota).

Los cambios en el Ford Mustang 2018, que fue mostrado por primera vez en el NAIAS 2017, son mucho mayores de los que se ven a simple vista.

El frontal estrena un nuevo diseño de ópticas mucho más agresivo, un nuevo paragolpes todavía más deportivo y nuevas soluciones que acentúan aún más su desarrollo como un pony-car: nuevas tomas y salidas de aire, guardabarros, faros LED, parrilla y un spoiler más marcado.

En el sector posterior los cambios son mucho menos evidentes, con los ya clásicos faros traseros de tres líneas verticales (ahora levemente curvos), un paragolpes más marcado y la multiplicación de las salidas de escape: ahora son cuatro.

Pero lo más importante radica en la mejora sustancial de su mecánica. Si bien el motor 5.0 V8 con el que llega a la Argentina se mantendrá sin alteraciones importantes, se dejará de ofrecer la motorización V6 intermedia. En la carrocería se incorporó un escape activo (que permite regular su volumen), amortiguadores magnetoreológicos MagneRide (regulables mediante un fluido controlable magnéticamente, una caja de cambios manual de 6 marchas con doble embrague y una automática de 10.

Pero como ningún restyling viene sólo con novedades en el exterior, el mayor cambio dentro del habitáculo del Mustang es la incorporación de un tablero completamente digital. Una pantalla de 12 pulgadas reemplaza al instrumental analógico, con tres tipos de modos diferentes y una configuración específica para circuito.

Por el momento, en Argentina deberemos conformarnos con el modelo actual, que se comercializa a un precio de 95.000 dólares.