La nueva Toyota Hilux falló en la prueba del alce

La pick-up que se produce en Argentina no tuvo un buen desempeño en Suecia: falló en la prueba del alce y casi vuelca. Se obtuvo el mismo comportamiento que en la generación anterior. Qué dijo Toyota.

La pick-up que se produce en Argentina no tuvo un buen desempeño en Suecia: falló en la prueba del alce y casi vuelca. Se obtuvo el mismo comportamiento que en la generación anterior. Qué dijo Toyota.

2016-toyota-hilux-moose-test-fail

En el año 2007 Teknikens Värld, un medio sueco especializado en autos, realizó el test del alce con la anterior generación de la Toyota Hilux.

Esta prueba consiste en emular una situación de emergencia (como si un alce se cruzara en el medio del camino) que nos obligue a maniobrar rápida y bruscamente hacia la izquierda, realizando la maniobra opuesta metros más adelante. Esta dinámica genera una desestabilización del vehículo, que no debe llegar a despegar sus cubiertas del suelo mediante una correcta distribución de pesos y una ayuda efectiva de los sistemas electrónicos.

Bueno, los resultados de aquella prueba que ya tiene más de 9 años no fueron alentadores: circulando a 57km/h la suspensión izquierda se agachó demasiado y la rueda derecha delantera se levantó dramáticamente. Esto, si no hubiese sido corregido por las hábiles manos del instructor, hubiese terminado en vuelco.

Algo similar ocurrió con la nueva generación de la Toyota Hilux, presentada en 2015. Esta vez, circulando a 60km/h y con 830 kilos de carga total, el comportamiento fue muy similar al de la Hilux anterior: casi vuelca.

toyota-hilux-2016-moose-test-step-by-step

Los ejecutores de la prueba atribuyeron el resultado a la falta de sistemas antirolido y al gran tamaño de las llantas (de 18 pulgadas con neúmaticos 265/60), aunque esto último finalmente fue descartado unos días más tarde al probar otra Toyota Hilux con llantas de 17 pulgadas y obtener el mismo comportamiento, aunque levemente más previsible.

Desde la compañía no tardaron en responder al test, alegando que “la Toyota Hilux es un vehículo seguro” y que están “sorprendidos por los resultados de la prueba”, ya que en su desarrollo “la Hilux fue sometida a tests similares conforme a las normas ISO 3888 y su resultado fue positivo”.