Latin NCAP: cero estrellas para el Chevrolet Onix y el Kia Rio Sedán

Latin NCAP, el organismo que se encarga de evaluar la seguridad de los vehículos comercializados en la región, puso a prueba al best-seller del moño: no consiguió ni siquiera una estrella. El Kia Río Sedán corrió con la misma suerte.

Latin NCAP, el organismo que se encarga de evaluar la seguridad de los vehículos comercializados en la región, puso a prueba al best-seller del moño: no consiguió ni siquiera una estrella. El Kia Rio Sedán corrió con la misma suerte.

La segunda fase de resultados de Latin NCAP de este año fue devastadora: los dos modelos evaluados tuvieron un paupérrimo desempeño en seguridad, tanto en el ensayo de impacto frontal como el lateral.

El que se suma a la lista de los Chevrolet que no logran buenos índices de seguridad (ver lista) es el Onix, el modelo más vendido de Brasil y -si sumamos las ventas locales con las de su variante tricuerpo, el Prisma- el más vendido de Argentina. Consiguió cero estrellas para ocupante adulto y tres para niños. El modelo había sido testeado en colisión frontal en 2014 bajo el protocolo anterior, donde obtuvo tres estrellas para protección adulto (ver nota).

Pero esta vez, las cosas fueron diferentes. Ante más exigencias, (incluyendo ahora el impacto lateral), el modelo producido en Brasil “evidenció una compresión alta en el pecho del pasajero adulto, así como una alta penetración en la estructura”. Esto ocurrió porque el Onix no contaba con dispositivos de absorción de energía para impacto lateral, sólo barras en las puertas. “Con estos resultados de pruebas, el Onix no pasaría los requerimientos básicos de la regulación para impacto lateral de las Naciones Unidas (UN95)”, comentaron desde Latin NCAP.

El caso del Kia Rio Sedán no fue muy diferente. Al contrario: el modelo producido en Corea del Sur tampoco logró ni una estrella en protección hacia adultos y apenas sumó una en protección hacia niños. Esto se debió a la falta de airbags frontales y ABS de serie en la versión más básica, que -a diferencia del mercado argentino- en algunos mercados latinoamericanos todavía no son exigidos como ítems obligatorios.

“La falta de bolsas de aire y de cinturones de seguridad con buen desempeño explican los pobres resultados para la cabeza y pecho de los pasajeros delanteros. Sin embargo, el auto ofrece una estructura estable en la colisión frontal y un buen desarrollo estructural para el impacto lateral”, agregaron desde el organismo.

“Es una gran desilusión para Latin NCAP que fabricantes líderes como GM y Kia sigan ofreciendo autos de cero estrellas en América Latina. Los consumidores se merecen mucho más que estos resultados que incumplen con los estándares por parte de empresas que saben perfectamente cómo fabricar autos mucho más seguros.”

Alejandro Furas, Secretario General de Latin NCAP.