Luego de la suba del 12%, Shell bajó sus precios un 6%

shell_1.jpg

Es por un acuerdo que se firmó en el día de ayer, donde se da vía libre a los aumentos pero con un tope máximo de un 6%. Análisis de la situación por Info Sobre Ruedas.

Cuando hablamos de aumentos de combustibles definitivamente es Shell la petrolera que pica en punta y en los últimos años marcó el rumbo. Sin embargo todas las demás le siguen el ritmo de cerca y sin perder pisada.

La marca holandesa subió el lunes sus combustibles un 12%, pero ayer a último momento el Ministro de Economía Axel Kiciloff anunció un acuerdo de precios en donde se da vía libre a los aumentos en todas las petroleras con un tope máximo del 6%. Por este mismo motivo Shell retrocedió en su aumento inicial a fin de respetar el acuerdo.

Shell había informado que los aumentos en los combustibles se debieron “a la evolución de las distintas variables que afectan el mercado de los combustibles en la Argentina”, es decir a la devaluación reciente que sufrió el Peso Argentino. Esta última depreciación de nuestra moneda fue la más grande desde 2003. Es más, a fines del año pasado se vaticinaba un dólar a un precio de $6,50 en general y ahora ya está a $8, con vistas de llegar a los $10.

El problema es que como el petróleo es importado, Shell asegura que está “haciendo un traslado parcial del fuerte incremento en pesos que se está produciendo en el costo del petróleo crudo”. Por esto mismo es que si el dólar se mantiene el precio del combustible tenderá a mantenerse, al menos sino hay aumentos de otro tipo que lleven a un nuevo ajuste.

Desde el otro lado está el gobierno que acusa a la empresa Shell de tener una actitud codiciosa o de querer dolarizar el valor del combustible. Aunque las acusaciones suenen crudas son algo ciertas. Es decir, cualquier empresa que invierte en un país tiene un espíritu de querer tener rentabilidad y si hablamos de petróleo hablamos de dólares. Actualmente el barril de petróleo Brent (el más usado para combustibles) cuesta U$S102.

El jefe de Gabinete Jorge Capitanich anunció en su conferencia matutina del lunes que “solamente la codicia y la estrategia de imponer condiciones los lleva a tomar este tipo de actitudes”, en relación al aumento que había comenzado hacía pocas horas.

Por otro lado el Ministro de Planificación Julio De Vido fue un poco más allá y acusó a Juan Aranguren (presidente de Shell) de querer dolarizar el precio de los combustibles y de “añorar el modelo neoliberal”. Más allá de las supuestas pretensiones de Aranguren, el precio del litro de combustible responde al valor del dólar y esto se extrapola más allá de un modelo neoliberal o de capitalismo de Estado.

Fuera de la disputa Shell vs. Gobierno hay una realidad y es la inflación. Los precios suben y los salarios poco a poco acompañan los aumentos. Por el momento el dólar tiende a estar quieto y hasta bajó 6 centavos quedando en $7,95, pero si nuevamente comienza a devaluarse podría llevar a nuevos aumentos.

Lo de Shell fue un fuerte llamado de atención, pero ya al poco tiempo de la última gran devaluación desde Info Sobre Ruedas te contábamos que hubo ajustes en los precios de los autos. Esto se debe a que nuestra economía depende directamente del dólar. Pero no es que los argentinos seamos unos dolaradictos sino que toda la economía mundial se rige por algún referente y ese es el dólar. Si hoy quisiéramos depender un poco menos de los billetes verdes lo primero es frenar la inflación.