Renault agranda su familia SUV: así es el Kadjar

QOd2teY.jpg

En una emisión vía streaming para todo el mundo, Renault presentó el Kadjar, su nuevo SUV que aparece para ubicar un importante portfolio de productos, combinando la plataforma del Nissan Qashqai con el tamaño de la Renault Koleos.

Pero, a diferencia de lo que podría parece un reemplazo de ambos modelos, no será tan así. Por el lado del Qashqai, hace poco más de un año se presentó la nueva generación, por lo que sería muy pronto para pensar en un nuevo vehículo que ocupe su lugar. Pero tomando dicho SUV, los muchachos del rombo desarrollaron este Kadjar que adopta la plataforma Common Module Family (CMF) con leves cambios en el ancho (un poco más para el Kadjar). Así queda muy cerca del Koleos, SUV que Renault comercializa en nuestro mercado (ver test) y que -supuestamente- también debería tener su reemplazo en un futuro cercano. 

Pero pasando este embrollo de plataformas, modelos y nombres en limpio, la gama quedaría conformada de la siguiente manera. El Nissan Qashqai por un lado, como el crossover más accesible junto con el Renault Captur. Un poco más arriba aparece el Kadjar y luego el reemplazante de la Koleos, que sería más grande y con un enfoque más hacia el lujo.

En relación al vehículo que nos presentó el rombo hoy, todavía no se saben detalles de su mecánica, pero sí que contará con tracción simple o doble, seguramente de configuración permanente y sin reductora. En cuanto al equipamiento, se incorporará el sistema multimedia R-Link de segunda generación (en Argentina recién están llegando los de primera), sistema automático de frenado de emergencia, asistente de prevención de cambio involuntario de carril, reconocimiento de señales de tránsito y límites de velocidad y cámara de estacionamiento trasera.

Un detalle importante a destacar es que el Kadjar se producirá en la planta española de Palencia, para en 2016 comenzar su ensamblado en China. De esta forma se convertirá en un vehículo global del rombo, algo importante que no nos deja sin esperanzas de tenerlo algún día por nuestros lares.