Test: RAM 1500 Laramie 5.7 V8 HEMI

Es una de las pick-ups más llamativas del mercado. Su tamaño, diseño y prestaciones la convierten en una de las más admiradas. Pero su escasa entrega hacia el trabajo y sus elevados consumos hacen mirar hacia otras opciones. En qué se destaca y por qué es una de las mejores opciones de compra, en este test.

Es una de las pick-ups más llamativas del mercado. Su tamaño, diseño y prestaciones la convierten en una de las más admiradas. Pero su escasa entrega hacia el trabajo y sus elevados consumos hacen mirar hacia otras opciones. En qué se destaca y por qué es una de las mejores opciones de compra, en este test.

FOTOS POR MANU FERNANDEZ

En Argentina la historia de las pick-ups es bastante extensa. Basta con mirar nuestro territorio, con inmesas llanuras llenas de tierra, caminos con barro, vacas por doquier y senderos complicados, para saber que una camioneta "de trabajo" es el vehículo más versátil para recorrer el país.

Si pensamos en las pick-ups más famosas seguramente recordaremos en un primer lugar la Ford F-100, en segundo lugar la Estanciera y en el resto de los puestos las camionetas más modernas. Encabeza el TOP 3 la Toyota Hilux, líder indiscutida a pocos meses de que se presente la nueva generación en Argentina; continúa la Ford Ranger y culmina el tándem la nuevita Volkswagen Amarok. Pero también existen otros interesantes productos como la Chevrolet S10, la Mitsubishi L200 y otros próximos a llegar, como la Nissan Frontier o la pick-up Mercedes-Benz fabricada en Santa Isabel junto a Renault.

De todas esas, la más grande es la RAM. Importada de México con beneficios arancelarios, manejamos la versión 1500 durante una semana para sacar conclusiones.

A PRIMERA VISTA

Si hay algo que es indiscutible, es la estética de la RAM. Ya sea la 1500 o la 2500, el porte, la presencia y la espectacularidad son atributos que sólo puede ostentar una camioneta como esta. Todo es inmenso, ya sea las ópticas, la parrilla, los paragolpes, los pasarruedas... todo.

De frente nos encontramos con una parrilla cromada de dimensiones estratosféricas que hace que sea lo que más se destaca, sobre todo cuando la vemos a través del espejo retrovisor de nuestro auto. El logo que antes pertenecía a Dodge ahora quedó reservado para RAM, pero seguramente también desaparecerá en el próximo restyling de la camioneta. Para la 1500 y la 2500, los faros son del tipo halógenos y tienen como apoyo a los auxiliares de serie, que se ubican en el sector bajo del paragolpes. Una versión que incorporará iluminación LED y faros tipo lupa será la RAM by FOX, que fue presentada en el Salón de Buenos Aires y se lanzará en los próximos meses (ver nota).

El lateral también es propio de la RAM. Al ser la pick-up más grande de nuestro país, los 5.81 metros de largo y los 2.46 metros de ancho no pasan desapercibidos en el tránsito. Menos aún las tremendas llantas cromadas de 20" y la sorprendente altura de más de 1.98 metros.

El sector posterior sí está un poco falto de gracia. Las ópticas no tienen iluminación LED y el diseño de las mismas es bastante convencional. Lo poco convencional son las gigantes salidas de escape, una a cada punta, que le dan respiro a los casi 400 caballos del HEMI V8.

INTERIOR

La 1500 es la variante más accesible -y "chica"- de RAM en nuestro mercado, seguida por la 2500 que suma motorización diesel, más espacio de carga, más altura, un mayor largo, una mayor capacidad de carga y... obviamente, apenas 1.000 kilitos más de peso. Pero nosotros nos subimos a la 1500 y tenemos que escribir sobre ella.

El interior es el típico desarrollado para el público estadounidense, con muchos espacios portaobjetos, muchos posavasos, varios gadgets tecnológicos y mucha información en el tablero. La primera limitación que encontramos al ingresar a la RAM está al abrir la puerta, ya que no cuenta con estribos laterales para mejorar el acceso a las plazas. Uno siente que escala el Aconcagua cada vez que se sube, y esto obliga a realizar más maniobras para ubicarnos correctamente (abrir la puerta -> poner una pata -> subir el cuerpo -> correr la otra pata -> acomodar el cuerpo -> cerrar la puerta). 

Ya adentro nos encontramos con un diseño de tablero muy inspirado en Jeep, con materiales buenos pero algunas terminaciones rústicas. Si bien en nuestro mercado tomamos a la RAM como la reina del confort, en Estados Unidos es una pick-up más, como acá nosotros consideramos a la Hilux, a la Amarok y a la Ranger.

Lo que más llama la atención en la 1500 está frente al conductor: el instrumental. Por mucha, pero por muchísima ventaja, se lleva el premio al mejor instrumental del mercado. No sólo tenemos seis indicadores analógicos que nos brindan información constantemente (temperatura de agua, tacómetro, nivel de carga de batería, temperatura de aceite, velocímetro y nivel de combustible), sino que además contamos con una completísima computadora de abordo que se reproduce en una pantalla de 7 pulgadas en el centro del tablero. Allí se pueden visualizar otros datos como la presión de cada neumático, un velocímetro digital, el equipo de audio, información de consumo al instante y demás detalles.

A la Argentina llega en variante 5 asientos, pero se puede encargar para 6 personas si así se lo desea. Los asientos delanteros regulan eléctricamente y, como en el Chrysler 300, se pueden calefaccionar o ventilar a gusto, al igual que el volante. Esto se puede comandar desde pequeños botones ubicados en la consola central o desde la pantalla táctil de 8.4 pulgadas con sistema Uconnect. Además de poder configurar casi todo el vehículo desde allí, cuenta con reconocimiento de voz, lector de memorias SD, conexión USB, entrada auxiliar y conectividad Bluetooth; diferentes tipos de conexiones que permiten la reproducción de dispositivos multimedia a través del poderoso sistema de audio Alpine con 9 parlantes y subwoofer. Un faltante que nos deja con sabor amargo: el navegador. Sólo se incluye en la 2500.

Pero la RAM no es sólo un equipo de audio bonito. Como todo vehículo yankee, las curiosidades aparecen por todos lados.

  • La ventana corrediza ubicada en la luneta es eléctrica, por lo que abre y cierra con un botón y no es necesario hacer ningún tipo de fuerza.
  • El "papá portaobjetos" existe y está en el centro de las RAM: deasde ahí se conectan los dispositivos multimedia y tiene espacio para guardar hasta una suegra.
  • En el piso de la segunda fila de asientos se ubican dos espacios portaobjetos con una canasta extraíble. Latitas available.
  • La pedalera regula en profundidad para compensar la falta de regulación -también en profundidad- del volante.
  • De serie se comercializa con el enganche para trailer, y no sólo eso. También tiene preinstalados los conectores para las luces del trailer. Qué paquetería.
  • Si no tenemos dónde enchufar algo, no problem. En la consola contamos con dos "toma" de 115v y 12v.

La segunda fila de asientos es realmente bastante amplia. Es una pick-up donde la comodidad para los tres pasajeros traseros está garantizada, sin necesidad de ir apretados. Sobre todo en el espacio para las piernas, que es muy generoso. Y si de espacio hablamos, el confort llega a un nivel superlativo al darnos cuenta que la RAM viene con una cama incorporada.

Rebatiendo los asientos traseros y desplegando una especie de "tabla", queda todo el piso plano para ubicar un colchón o simplemente dormir ahí. Si se nos ocurre tomar algo tenemos dos posavasos en el centro de la cama y dos luces de lectura en la parte baja de los asientos, que al plegarse quedan exactamente a la altura de un velador.

COMPORTAMIENTO

La RAM 1500 se comercializa en nuetro mercado con el potente motor naftero 5.7 V8 HEMI de 400cv, asociado a una caja automática 6 marchas. Como es de esperarse en este tipo de camionetas, cuenta con caja reductora para realizar maniobras en terrenos complicados o destacarse en lo que mejor sabe hacer: remolcar.

Pero vamos por partes. En la ciudad, el HEMI no es el rey de la eficiencia. Si bien tiene 400cv, estos son "puros" y sin ningún tipo de sobrealimentación alguna. La mayor tecnología que emplea es la posibilidad de desconectar 4 de los 8 cilindros de manera automática cuando transita a una velocidad constante y no se requiere de torque extra para realizar un sobrepaso o traccionar para generar fuerza. Pero en la ciudad, la maravilla de los cilindros desconectables no aparece (ya que siempre tenemos que estar acelerando y frenando por el tránsito y los semáforos) y los consumos se disparan. En este ámbito, la RAM 1500 apenas transita 3.8 kilómetros con un litro (26L/100km), lo que le da una autonomía de 370 kilómetros gracias al tanque de combustible de... ¡98 litros

En ruta parece ser otro vehículo. Bajo la misma tecnología de cilindros desconectables, la 1500 puede recorrer casi 8 kilómetros con un litro (13L/100km), y si viajamos trayectos muy largos (donde tenemos más de 500 kilómetros sin detenciones), el consumo puede llegar a mejorarse hasta llegar a los 15km/L (6.6L/100km). Eso si, donde frenamos y volvemos a acelerar el consumo se dispara nuevamente y llega a mostrar pavorosos 1.5kms/L (60 litros cada 100 kilómetros).

En cuanto a sensaciones de manejo, en ciudad nos encontramos con un acelerador un tanto lento, que no responde exactamente cuando nosotros se lo solicitamos, sino un tiempo más tarde. Algo similar ocurre con el modo manual de la caja automática. Se puede seleccionar una "recomendación de marcha", pero no acata nuestra recomendación hasta que la camioneta no lo crea conveniente (?). Una cosa de no creer. 

Para comprobar su comportamiento offroad y utilizar la caja reductora como se debe, visitamos a nuestros compañeros de Parque 4x4 quienes muy gentilmente nos recibieron en su circuito de Cañuelas. Allí recorrimos el circuito con un cuidado extremo: el tamaño y peso de la pick-up no deja mucho margen de maniobra y los errores pueden convertirse en muchos dolores de cabeza. El tipo de neumáticos equipados en la RAM no permiten traccionar mucho en el barro, pero sí funcionan como garantía de diversión. 

Parque 4x4, el lugar ideal para probar vehículos con tracción integral (ver sitio)

Parque 4x4, el lugar ideal para probar vehículos con tracción integral (ver sitio)

Transitando por el circuito comprobamos que la 1500 no es un vehículo para meterse en cualquier lado ni hacer cualquier cosa (para eso, bajo el mismo grupo empresario encontramos los Jeep). El ángulo ventral está bastante limitado por el excesivo largo de la pick-up -lo que penaliza el comportamiento offroad- y la capacidad de carga es incluso inferior a lo que ofrecen diferentes furgones chicos en el mercado local: 554 kilos.

Lo que sí nos encantó hacer durante la semana de pruebas fue poder realizar lo que todo homo-conductorus haría con la RAM: uso y abuso de su tamaño. Es impresionante ver cómo el tránsito se abre a nuestro paso, sentir que los lomos de burro no existen y que toda nuestra hombría sale a la luz para solamente aparentar. Genial.

CONCLUSIONES

Fiat Chrysler Automobiles comercializa la RAM 1500 Laramie a 62.000 dólares, con una garantía de 2 años o 50.000 kilómetros. A cotización del dólar actual (9.15), la RAM se vende a $567.000.

Si la comparamos con la competencia,  la Volkswagen Amarok 2.0 TDI 4x4 C/Doble Highline Pack AT se comercializa a $539.700, la Toyota Hilux 3.0 TDI C/D 4x4 SRV AT Limited lo hace a $573.700 y la Ford Ranger 3.2 TDCi C/Doble AT 4x4 LTD se vende a $563.900. Sí, todas son turbo diesel, la gran deuda de la RAM 1500 (junto a la capacidad de carga irrisoria) que sólo aparece en la 2500.

Pero hay algo que ninguna de ellas va a poder lograr: respeto. Y si además, ese respeto viene acompañado por una dotación de equipamento inédita en el mercado local, no habrá mucho que pensar si consideramos a este tipo de vehículo como un aliado ideal para viajes largos.