Tests
Now Reading
Test: Volkswagen Vento GLI 2.0 TSI
Contents
0

Desde hace unos años las variantes deportivas de los vehículos de segmento C fueron mutando. En un principio, estas versiones buscaban ser una alternativa más dentro de la gama común del modelo, intentando pasar prácticamente desapercibidas en el ámbito estético.

Así teníamos los Peugeot 308 y 408 Sport, el Renault Fluence Sport y el Volkswagen Vento Sportline, versiones “deportivas” que prácticamente no se diferenciaban estéticamente de las variantes convencionales.

Poco a poco el gusto de los consumidores fue cambiando. Se hizo necesario que los vehículos más picantes demuestren esa diferencia de potencia, y por eso los mismos modelos renovaron su gama para apuntar a tipos de clientes más específicos. Así el Fluence Sport pasó a ser GT (con desarrollo de RenaultSport y un cambio rotundo en la estética), los 308 y 408 Sport dejaron de ofrecerse (pasando a ser Feline y eligiendo ser parte de la gama convencional) y el Vento Sportline dejó de comercializarse, como también su motorización más potente.

¿Por qué? Porque ese motor llegaría en una única versión completamente apuntada hacia la deportividad: la GLI. Se trata de la variante tope de gama del modelo mexicano y nosotros la probamos durante una semana en la costa atlántica.

A PRIMERA VISTA

Estéticamente sigue siendo un Vento. La diferencia en este GLI radica en un paragolpes delantero modificado (más envolvente con líneas más deportivas y detalles en plástico negro), una parrilla negra con detalles en rojo (y el emblema GLI) y las ópticas con iluminación LED y proyectores de xenón, que son específicas de esta versión y no se encuentra ninguna de las variantes más accesibles.

También suma el emblema GLI en los guardabarros delanteros, llantas de 18 pulgadas y techo con terminación en negro. El sector posterior incluye una nueva bagueta negra, un pequeño alerón en el borde superior del baúl y ópticas LED también exclusivas de esta versión. También cuenta con sensores de estacionamiento tanto delanteros como traseros, pero faltaría una cámara de retroceso que no se ofrece.

INTERIOR

En el interior encontraremos al mismo Vento conocido desde hace varios años. Desarrollado sobre la generación anterior del Golf (recordemos que su plataforma es la PQ35, mientras que la que utiliza el Golf VII es la MQB), el torpedo mantiene las líneas rectas y prácticamente cuadradas, integrando un nuevo volante derivado del up! (pero revestido en cuero, con costuras rojas, con comandos, levas, emblema GLI y detalles en símil aluminio) y sumando detalles en rojo y pedalera de aluminio.

El sistema de audio con el que viene equipado es el ya conocido Discover Media, uno de los equipos más completos del mercado. Se trata de una pantalla multimedia de 6.3″ con sensor de aproximación que integra las funciones de radio, CD, MP3, conexión USB, doble slot para memorias SD y compatibilidad Bluetooth para dos teléfonos simultáneos. También se puede integrar el smartphone mediante la función AppConnect, permitiendo vincular la pantalla del celular mediante Android Auto y Apple CarPlay, además de MirrorLink.

Esto nos permite utilizar aplicaciones Google Maps, WhatsApp o Spotify en la pantalla del auto mientras conducimos, limitando las funciones del smartphone para no distraer al conductor. Pese a algunos errores aislados (cada tanto se reiniciaba) utilizamos el AppConnect durante toda la semana y no tuvimos mayores inconvenientes. Incluso (para los que no tienen la data) se puede reproducir la biblioteca personal de Spotify en modo sin conexión, para evitar el uso de datos de nuestro plan de telefonía.

Las butacas están revestidas en cuero y los materiales son más que aceptables para la gama en la que está posicionado. Su equipamiento de serie incluye 6 airbags, ESP, control de tracción, ABS con EBD, faros bixenón con iluminación en curva, luces antiniebla delanteras y traseras, detector de fatiga, asientos calefaccionados, techo solar eléctrico, climatizador bizona, control de velocidad crucero (sin limitador), sensor de ángulo ciego y asistente de arranque en pendiente.

En cuanto habitabilidad siempre fue uno de los autos promedio del segmento. Desde afuera parece ser uno de los más espaciosos, pero puertas adentro la cosa no es tan así. El sector posterior si cuenta con el espacio suficiente para que puedan viajar tres personas de forma cómoda, cada una de ellas con su cinturón inercial de tres puntos y su apoyacabezas individual. Estas butacas también cuentan con ganchos ISOFIX para la sujeción de sillas de niños, toberas de climatización en la consola central, toma de 12v y espacio portaobjetos.

Al baúl se puede acceder mediante la apertura interna, el accionamiento del botón en el exterior o el comando a distancia, permitiendo una versatilidad de uso muy agradable. La capacidad de carga es de 510 litros (una de las mejores del segmento) y la rueda de auxilio se encuentra ubicada dentro del piso del baúl, siendo esta de dos medidas menores que las cuatro titulares (16″ vs. 18″).

COMPORTAMIENTO

El Vento GLI llega a la Argentina con un motor naftero turbo 2.0 TSI de 211cv, asociado a una caja automática DSG de doble embrague de 6 marchas con modo Sport y levas al volante.

Este conjunto motriz es prácticamente similar al del Golf GTI, incluyendo la misma caja DSG, que sorprende por su reacciones prácticamente inmediatas. En “Directa” se contiene un poco más (ya que busca priorizar los consumos, que entre 100 y 130 kilómetros por hora varían demasiado), pero en modo Sport realmente saca todo el potencial real del motor, logrando acelerar de acelerar de 0 a 100km/h en poco más de 7 segundos y llegar a una velocidad máxima de 235km/h.

El Vento siempre fue un auto aplomado, de reacciones contundentes y un comportamiento dinámico intachable. La dirección es muy precisa, aunque no nos convencieron demasiado algunos ruidos estructurales, que se hacen mucho más presentes que en el caso del Golf. Recordemos que es un desarrollo muy anterior y eso se nota un poco en el tacto de las suspensiones y en algunos grillos que aparecen en el sector posterior, mas que nada.

En cuanto a consumos, el ciudad es un motor un tanto gastador, promediando unos 8km/L. En ruta, si circulamos a velocidades “tranquilas” el consumo puede mejorarse hasta llegar a los 13,6km/L, aunque circulando a 130km/h el promedio se mantiene en 10km/L. El tanque de 55 litros tiene un pro: puede llenarse con nafta súper sin problemas.

CONCLUSIONES

Volkswagen Argentina eligió una estrategia diferente con el Vento GLI en relación al resto de los Vento mexicanos: es el único cotizado en dólares. Así, esta variante picante asciende hasta los 39.000 dólares. Un promedio de unos $624.000, al cambio de hoy.

Si lo comparamos con su competencia más directa, el Renault Fluence GT (con 20cv menos y caja MT6) la diferencia de precio es abismal: el GLI se ubica a $143.000 por encima del GT.

Después, ¿qué otro auto tenemos? Un Honda Civic EX-T a $651.000, pero con un motor 1.5 de 173cv completamente alejado de una configuración deportiva. ¿Más arriba? Nos vamos al segmento D, que poco tiene que ver con el Vento.

Entonces, como un auto sin competencia directa, el Vento GLI se transforma en un formador de precios. Y por eso es el único que cotiza en dólares.

Es una propuesta prácticamente única en el mercado, con una performance digna de un deportivo y confort diario digno de un sedán. Es el equilibrio entre ambos mundos: aquel adulto que quiere seguir siendo adulto, pero busca seguir divirtiéndose como un niño.

What's your reaction?
Me Encanta
0%
Me Gusta
0%
Bueh...
0%
Cualquiera
0%
Chocalo, ¡por favor!
0%
About The Author
Fede Peralta Pahor
Fede Peralta Pahor
Fanático de los autos desde uso de razón, aprendí a decir "mamá y papá" luego de decir "auto". Gracias que sé que en un partido de fútbol hay 22 jugadores en la cancha. Seguro alguien me lo comentó. Partícipe en la industria hotelera, relacionista público y periodista desde los 17 años, participé como administrador y organizador de los Clubes de Autos más importantes del país. Todos fundidos, del primero al último. En 2010 nació Automoov, mi cable a tierra en Argentina que logró sumar adeptos en muy poco tiempo y hoy se consagró como uno de los tres principales medios de noticias sobre autos.